viernes, 26 de febrero de 2016

Que mal comí

Pues eso que lo peor de Sri Lanka puede ser la comida. Aquí tenéis un día cualquiera.

Primero el desayuno. Suave.



Luego la comida, solamente tres quilos de langostinos y una botella de albarinho que me lleve.


Y para cenar unos langostinos con cebolla y chiles a la derecha y en la izquierda unos ajos fritos.



Que duro es todo esto.

1 comentario: