domingo, 23 de noviembre de 2014

Presentación Moraima Caiño

El día 18 de Septiembre tuvo lugar la presentación en sociedad del vino elaborado por Viña Moraima Sociedad Cooperativa Galega de su elaboración a base de Caiño. La presentacion tuvo lugar en O Pazo da Crega del Concello de Barro lugar de origen de la cooperativa y de sus socios.

Es pues Adega Moraima una pequeña cooperativa compuesta por 11 socios del concello de Barro. Sus elaboraciones principales son dos vinos blancos a partir de albariño, Moraima y Aba de Trasumia. Elaboran 70.00 botellas de estos dos vinos. Pero sus inquietudes está en la recuperación del patrimonio vitivinicola de la zona recuperando y elaborando vinos con otras variedades que todavía existen por esos lares. De esta labor nace este Moraima Caiño y saldrán otras cosas en un futuro no lejano.



Fotografía de parte de los socios con la enóloga responsable de la bodega y la madrina de la ceremonia de presentación.

La Caiño es una uva tinta autóctona de Galicia y el norte de Portugal. Uva de rendimientos bajos y maduración tardía, bayas azuladas de tamaño mediano en racimos no muy compactos. Las hojas juntan característicamente los dos foliolos traseros por detrás del peciolo.

Las viñas con las que se elabora este Moraima Caiño proceden del concello de Barro de cepas rescatadas casi del olvido, centenarias y prefiloxéricas. Se ha puesto en valor nuevamente viñas casi olvidadas donde los socios de la cooperativa y vecinos han recogido las uvas de esa cepa que quedaba en sus fincas, todo hasta juntar las suficientes para elaborar estas 2226 botellas que salieron a mercado.

Este Moraima Caiño es un vino atlántico fresco, equilibrado, muy bebible con una acidez presente pero amansada. Notas de frutas rojas.

                                 


Y para allí nos fuimos de fiesta unos cuantos amantes del vino.

Este era el photocall oficial

Donde sucesivamente ibamos pasando para la foto.

Gente buena la que se dio cita en el evento.






Pero claro mientras unos disfrutan, otros resultaron perjudicados. Ya no existían 2260 botellas para vender, solamente quedaban 2200.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Maridaje Pepe Solla - Martín Codax

El pasado Domingo 9 de Noviembre con motivo de los actos organizados por Bodegas Martín Codax de celebración del día del enoturismo, fui invitado con otros miembros del grupo de GaliciaGastro a la cata maridaje de los vinos de la bodega y de la las elaboraciones culinarias de Pepe Solla.

La jornada comenzó con una amena explicación y visita de la bodega y el proceso de elaboración de sus vinos. Además como el día acompañó empezamos en el exterior.

 

 
Seguidamente nos emplazaron en una gran sala donde sentados a la mesa podíamos seguir todas las explicaciones y evoluciones en la elaboraciones de los platos. 
 

El maridaje fué muy ameno comentando Pepe Solla cada uno de los platos que fueron preparados delante de todos los invitados. Y mientras Pepe preparaba, Katia enologa de Matín Codax nos iba comentando las características principales de cada uno de los vinos que pudimos degustar.  
 

Aquí tenéis el menú del maridaje en el que a cada uno de los 5 vinos de la bodega se unía uno de los platos preparados expresamente por Pepe Solla. Algunas de las combinaciones propuestas eran realmente arriesgadas.  
 
 
 

El primero de los platos consistió en un ceviche cremoso de navajas y maíz. El maíz le ponía un contrapunto dulce al ácido de maceración del pescado. El vino se comportó perfectamente con la acidez del plato.  
 
 
Seguimos con una sopa de tomate y aromáticas con bonito. Aquí Pepe Solla con su cercanía y naturalidad nos explicó como se elaboraba esta sopa de tomate. Para este plato Martín Codax Lías un vino ya serio y con cuerpo.
 
 
Durante la preparación de los platos tuvimos una conexión en directo con el teléfono de la TVG A Revista, aquí tenemos a Demetrio ataviado con su delantal entrevistando a Pepe Solla.
 
 
Tercer plato esta vez maridado con Organistrum un albariño criado en barrica de madera. El plato era una vieira green tallarín con su pesto. Un plato fuerte por la salsa que el vino pudo aguantar al tener el cuerpo que le aporta la madera.
 
 
Aquí ya lo petamos, cuarto plato. Pescado en salsa verde de algas, en este caso codium. Puro sabor a mar. Para este plato estaba reservado la presentación en sociedad del Vitel. Vino albariño de cepas seleccionadas de una sola parcela con criomaceracion durante 48 horas. Un vino de aromas intensos y una entrada en boca potente.
 
 

Y de ultimo plato huevo frito que no freímos. Aquí Pepe contó con todo detalle como se consigue un huevo frito que nunca este frito del todo y que siempre conserbe la yema liquida. Cocinar a una temperatura de 65 grados. El vino elegido en este caso era el Gallaecia, un vino con botrutys nobel que se elabora cuando el año permite que se de esta circunstancias. Que decir, pues que repetí vino.
 
 
Pero aquí no acabó todo, teníamos también una sorpresa final que era el postre, una interpretación de tarta de Santiago que quitaba el hipo, una verdadera delicia. Para acompañar tuvimos el licor café de Martín Codax.
 
 
Y para finalizar una foto con el maestro
 
 
Una gran experiencia

lunes, 3 de noviembre de 2014

Santander Hotel-Escuela Las Carolinas


El pasado lunes día 27 de Octubre del 2014 acudí a Santander para asistir a una pequeña gran juntanza de bodegueros y "disfrutadores" del vino. El evento era por la tarde así que necesitaba alojarme y me recomendaron el Hotal-Escuela Las Carolinas. Es hotel y además sede de la escuela de hostelería que tiene en funcionamiento la propia asociación de hosteleros. En ella se forman los alumnos en los distintos oficios de la hostelería: camareros, cocineros, sumiller, barman, sala... 

Llegué justo para realizar el check-in y comer. Allí me esperaba otro compañero que acudía al evento de la tarde. Decidimos comer en el propio hotel.

La carta consiste en cuatro menús de aperitivo, primero, segundo y postre. Cada uno de ellos con distintas tendencias, para que los alumnos se formen en la cocina de todas ellas. Los menús son combinables por lo que puedes mezclar los platos de uno con los de otro con total libertad. Yo me decidí por el Menú I + D casi en su totalidad, ya que de postre escogí el del menú tradicional.


De entrada el aperitivo que consistía en un escabeche blanco, un rollo de chistorra y una crema de hongos.


El primer plato consistía en foie con kikos ahumados. Se trataba de distintas bolas de foie con coberturas variadas: kikos, coco, higos y un dorado (que no se que era).

El segundo solomillos de pato con queso de cabra y Pedro Ximenez, con guarnición de patatas y cremas.

Finalmente el postre, que era el del menú tradicional, tarta de queso con confitura de arándanos.

Y con el café, una sorpresa, nos agasajaron con una gelatina de cola, un bombón y yogur con crema de membrillo.

Todo ello por 22 euros. 

Si bien la localización no es la mas céntrica de la ciudad, está a un paseo del centro. Una muy buena opción si vienes a Santander.