viernes, 23 de octubre de 2015

De Pintxos por Pamplona 2

Durante la segunda noche nos centramos en la zona de la Plaza del Castillo y de la calle Estafeta. Si bien al final hicimos una pequeña incursión en San Nicolás nuevamente.


Gaucho
El Gaucho es otro clásico que se encuentra en una pequeña calle que sale de la Plaza del Castillo hacia Estafeta. Se trata de otra parada obligatoria, es mas si hubiese que escoger 2 o 3 locales esta estaría entre ellos sin duda. La variedad de tapas y de elaboraciones es impresionante y encima a precios de risa ya que no suelen llegar a los 3 euros. El erizo y el tomate estaban de muerte.

Tomate relleno con queso de cabra



Bombeta con alioli y brava

Erizo con crema de huevas y algas.


Fitero
El Fitero es otro clasico que se encuentra justo al continuacion de l anterior haciendo esquina con la calle Estafeta. Gran variedad de pintxos elaborados y además raciones de otras cosas. No me pude resistir a pedir una de caracoles.

Berenjenas con fritada, jamon y setas.

Brik de lechezuelas con hongos beltza

Filomena, Bechamel de lenguado con ajetes y gambas.

Presa rellena de hongos y foie.

Ración de caracoles (no es tapa era ración).


Bodegón Sarria
Otro local de la calle Estafeta con unas tapas un poco mas sencillas pero sabrosas, recomendable.

Piña con queso y mermelada de tomate

Tosta de verduras Berenjenas jamón piquillo

Verduras con jamón

Miniberri de rabas y alioli


Baserri
Y volvimos al Baserri en la calle San Nicolás, sin duda para mi fue el mejor de todos es esta visita a Pamplona, si vuelvo seguiré explorando pero volveré aquí nuevamente (al igual que al Gaucho). La razón de volver había sido el falso osobuco del primer día, pero tuvimos la suerte de que no quedaba (habíamos ido un poco tarde). Y digo suerte porque pudimos probar otras tapas que resultaron impresionantes todas ellas.

Lascas de hongos en tempura con salsa de soja.

Armonía de atún y foie

Foie fresco en carpaccio con pistacho y maíz

Torrijas de manitas y parmesano

viernes, 16 de octubre de 2015

De Pintxos por Pamplona 1

Hace unos días por motivos de trabajo he pasado un par de días en Pamplona. Lógicamente al terminar y conociendo los horarios de la hostelería entre semana, había que ir a probar los famosos pintxos. Digo lo del horario porque en general entre semana los locales suelen cerras a las 23:00 de la noche, lo que te permite (u obliga, según cada cual) el poder salir sin que al día siguiente estés perjudicado y rendir perfectamente en los cometidos laborales.

Lo dicho Pamplona tiene fama de ser una de las capitales de los pintxos (o tapas) a nivel nacional y he de decir que la fama es bien merecida. el tema de los pintxos está tan interiorizado como algo propio que lo cuidan mucho, como por ejemplo poniendo los jueves pintxo-vino para promocionar el tema de los pintxos entre los más jóvenes pudiendo disfrutar de pintxo y vino o cerveza por tan solo 2 euros.

El resto de días entre semana los precios son contenidos estando sobre los 2 a 3 euros por cada tapa y después aparte la consumición.

Las jornadas transcurrieron por locales de las calles Estafeta, San Nicolás y la Plaza del Castillo concentrándonos el primer día en varios de los locales de la calle San Nicolás.

Café Roch
El primero de los locales fue el Café Roch que si bien no está ne la propia calle San Nicolás, si que se encuentra justo al al izquierda del comienzo de la misma saliendo desde la Plaza del Castillo. Se trata de uno de los locales mas antiguos de Iruña especializado en pintxos de fritos. Quizás sena unos de los pintos menos vistosos y elaborados, pero la verdad es que estaban muy bien. un buen comienzo.


Pintxo de queso roquefort

Pintxo de hongos.


La Mandarra de la Ramos
Ya en la calle San Nicolás La Mandarra de la Ramos, un restaurante jamonería con una barra complementarte llena de pintxos para escoger. Casi todos ellos son sobre una tosta de pan. una gran variedad y visualmente espectaculares, en gusto también muy bueno.

Tosta de gulas, jamón y gambas

Tosta de queso de cabra con frutos secos y pasas



Baserri
Seguimos después por el Baserri uno de los locales clásicos en cuanto a pintxos se refiere en Pamplona. Tiene una gran variedad, desde tapas mas sencillas hasta otras con mucho trabajo detras. Es asiduo a los concursos nacionales de tapas y pintxos habiendo ganado en mas de una ocasión en Pamplona y en Valladolid. Para mi los pintxos estuvieron a la altura de la fama y me sorprendieron algunos de ellos.

Pitnxo de tortilla con jamón y queso

Pitnxo de tortilla con verduras

Huevo en baja con hongos y puré.

Falso osobuco de carrilleras de iberico

Bar Otano
El Otano es otro lugar para no perderse las tapas de Pamplona, se encuentra al comienzo de la calle San Nicolás y tiene una amplia variedad de pintxos en sus barras, además de otros que se preparan en la cocina cuando se solicitan. Eso si, como gallego que soy, lo del pulpo a la gallega mejor lo dejamos.

Huevos con morcilla y cebolla caramelizada

Pintxo de chipirón con verduras y ali-oli

Tosta de beguette con lecho de pisto de verduras, picadillo de ibericos con queso gratinado y oregano.

Tosta de revuelto

Pulpo a la gallega

viernes, 9 de octubre de 2015

Panaderia Hermanos Ortiz en Ampuero

Hace unos días en una visita al pueblo cántabro de Ampuero, me fije en lo que parecía una panadería tradicional, así me lo confirmaron también un par de vecinos del lugar. Y claro con mis recienetes aficiones panarras he tenido que entrar.


Efectivamente, según me confirmó la mujer del panadero (no recuerdo el nombre), se trata de una panadería de toda la vida que lleva en el pueblo cociendo pan desde ha ce mas de 50 años. Siguen haciendo su pan ahora ayudados por algunas máquinas y tecnología moderna, pero con los mismo ingredientes de siempre, a saber: harinas, agua, sal y levadura.

Lo que mas me gustaría destacar a parte de que el pan estaba muy bueno, es el trato que me dieron, sin esconder nada pude ver desde el almacén de harinas hasta el silo, las cámaras de fermentación y el interior de los hornos. Una gente que se siente orgullosa de lo que hace y le gusta enseñar sin esconder debajo de la manta ni nada.

Elaboran el pan todos los días con prefermento que se prepara el día anterior. Utilizan máquinas de ayuda, en este caso formadoras, ya que según me dicen a parte de que el formado a mano conlleva mucho tiempo y esfuerzo físico, el tema sanitario les ha obligado a manipular con las manos lo mínimo posible las masas. A la izquierda de la foto las cámaras de fermentado. Y en la siguiente foto los hornos.


Aquí los carros con los panes restantes del horneado del día, el resto ya había salido par el reparto. Con los restos de pan que quedan, elaboran pan rayado y alimento para los animales, no se tira nada.


En estas siguientes fotos están las barras con el marcado especifico que realizan ellos, en forma de espiga.


Aquí dos chapatas, una de trigo normal y la otra con mezcla con harina de maíz.

Esta chapata de trigo con mezcla de harina de maíz y semillas de girasol se vino para casa. Pero la verdad es que duró poco, nos la zampamos en un suspiro.

A pesar de que ya tenía 2 días desde el horneado al llegara a casa seguía tierno y esponjoso, seguro que aguantaba mas, pero estaba demasiado bueno. Un par de chorizos ahumados y desapareció.

Algo de harina también me traje de allí, así que alguna que otra vez recordaré la visita a Ampuero.
Saludos y hasta la proxima