viernes, 24 de octubre de 2014

Restaurante Río Sil Carballo

 16 de Noviembre del 1024, comida en el restaurante Rió Sil de Carballo, un referente en cuanto al chuletón en la localidad Coruñesa de Carballo.

El Restaurante Rio Sil disponde una buen variedad de carnes de calidad si bien el producto estrella es sin duda el chuletón (de vaca o de Buey) con un largo periodo de maduración en camaras. Disponen también de pescados.

El día que acudimos al local, teniamos a nuestra disposición chuletón de vaca y pudimos escoger entre un chuletero de vaca de 7 años y otro de vaca de 9 años, ambos con 56 días de maduración en cámara. De estos pudimos seleccionar tanto la pieza como el corte.

En cámara también tenían un chuletero de buey que se encontraba en proceso de maduración y que se preveee que salga a final de Octubre con 100 días de camara.

La atención en el local fue, excelente con el dueño del mismo siempre atento alas necesidades de los comensales, y no solo en nuetra mesa, sino que puede obserbar que es el trato habitual para todos los clientes del local. Pudimos selecionar la peiza a comer, además de enseñarnos la bodega y poder seleccionar los vinos también.

Chuletero de vaca de 7 años, con 56 días de maduración.

Chuletero de vaca de 9 años, con 56 días de maduración.


Claramente nos decidimos a comer chuletón. Para empezar y mientras se atemperaban las piezas y se marcaban a la brasa, tomamos una serie de entrantes para ir abriendo boca.

Carpaccio de vaca con parmesano y AOVE

Jamón ibérico.

Anchoas del Cantábrico doble 0, con queso de DO Arzúa y AOVE

Como no nos decidimos por el chuletero de vaca de 9 años, que previo atemperamiento fue marcada por ambos lados a la brasa. Como nos parecía poco 2 kilos decidimos pedir otro kilo mas no fuera que quedásemos con hambre.

He aquí el bichiño troceado tal como vino a la mesa. Ya en ella, las prociones fueron cocinadas en la plancha por parte del jefe del lugar que como ya comenté anteriormente se desvive por atender al cliente. La carne a gusto del consumidor, que como no en mi caso es sangrante, que le quiten algo el frío y listo.

Lógicamente la carne tiene que estar acompañada de las correspondientes patatas. No se puede entender una comida en Galicia sin patatas, y menos en tierras próxima a Coristanco, de donde salen unas de las mejores patatas de Galicia.

Helados de Mandarina, Pistacho y Melocotón.

Tatín de manzana con nata y fresas. El punto perfecto de acidez y dulzura para rematar la comida.


Y faltan los vinos, en este caso nos decantamos por vinos de elaborados en Galicia con uva mencia principalmente, ese punto de acidez que tienen nuestros vinos y que conjugan perfectamente con la grasa de un buen chuletón de vacas (o bueyes) de la tierra.

Así que disfrutamos de un Guímaro Finca Meixeman del 2011, que estaba en un momento excelente para disfrutar, pero que mantenía una frescura y acidez que presagia años de disfrute.

Seguimos con un Algueira Carravel del 2009, brutal, potencia y frescura

Y como colofón,a los postres nos agasajaron con un Sauternes con una muy buen relacion calidad precio. Fantastico final.

Resumen, un deseo cumplido, y otro que se abre, ¡quiero volver! Y a ser posible para disfrutar con uno de esos chuleteros de buey que maduran 100 días. No siempre los tienen así que habrá que estar atento a los anuncios.

1 comentario: